El Departamento de Salud del estado, que regula a las funerarias, informó que fue notificado del problema de almacenamiento de fallecidos y que "la empresa está haciendo arreglos alternativos".

Para los que esperan una final con moraleja. No lo hay.

La propia Policía aclaró con estos hechos no se cometió ningún crimen. Pero para tranquilizar un poco a los indignados inició una investigación por la cantidad de cuerpos almacenados sin refrigeración.