WBOR.org

Ex asesora de Trump acusa a los republicanos de promover la propaganda rusa al defenderlo

Fiona Hill declaró que 'si el presidente subvierte la seguridad nacional de Estados Unidos para promover intereses políticos o personas, merece su atención'.

Una ex asesora de la Casa Blanca declaró que versiones promovidas por republicanos para justificar las motivaciones de Donald Trump en la relación con Ucrania están difundiendo “propaganda rusa”, y provocando dudas y polarización en este país justo como lo desea Moscú.

Fiona Hill, ex asesora sobre Rusia del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, compareció hoy ante el Comité de Inteligencia de la cámara baja en la última de las sesiones públicas programadas en torno al proceso de impeachment donde advirtió que algunos legisladores en el comité han argumentado que fue Ucrania y no Rusia la que intervino en las elecciones estadounidenses. “Esta es una narrativa ficticia que ha sido perpetrada y propagada por los propios servicios de seguridad rusos”, afirmó. 



Hill, quien hasta julio fue la directora de asuntos rusos y europeos en el Consejo de Seguridad Nacional, trabajando bajo las órdenes de John Bolton, se refería a una teoría de conspiración ampliamente desacreditada y promovida por algunos legisladores republicanos y medios conservadores, y endosada por el propio Trump, de que Ucrania fue cómplice en el jaqueo de los servidores del Comité Nacional Demócrata y de ahí acusar a Rusia para favorecer a los demócratas en las elecciones de 2016.

A esa teoría se refirió el propio Trump en la llamada con su contraparte ucraniana Volodymyr Zelensky el 25 de julio, cuando le solicitó una investigación sobre ese asunto, y sobre una empresa ucraniana que empleó al hijo de unos de sus rivales políticos, Joe Biden.

Leer también
UcraniaGate: Diplomático confirma la retención de asistencia por razones políticas


A cambio  del anuncio de esas investigaciones se ofrecía al gobierno ucraniano descongelar asistencia militar estadounidense y extender una invitación a la Casa Blanca al ucraniano - el famoso “quid pro quo” que está al centro de las acusaciones de posible soborno del presidente.

Más aún, Hill comentó que, al colocar el manejo de la relación con Ucrania en manos del abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, la política exterior hacia ese país se volvió “una tarea política doméstica”, o sea, para beneficiar intereses electorales en Estados Unidos.

WBOR.org
Fiona Hill, ex asesora del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca sobre Rusia

“Una granada de mano que haría estallar a todos”

Hill repitió que el entonces asesor de Seguridad Nacional John Bolton había caracterizado a Giuliani como “una granada de mano que haría estallar a todos”.  

Expresó que “si el presidente, o cualquier otro, impide o subvierte la seguridad nacional de Estados Unidos para promover intereses políticos o personales políticos, ese amerita su [el del los legisladores] atención”.

         Leer también
Trump distribuye amenazas y dice que no cooperará con el proceso de juicio político


Hill apareció junto con el consejero de la embajada de Estados Unidos en Ucrania, David Holmes, quien también describió aspectos de la subordinación de la política bilateral a intereses electorales de la Casa Blanca.

Próximos pasos

Después de siete sesiones públicas con un total de nueve testigos queda claro que, por ahora, aunque nada logró fragmentar el muro republicano alrededor de Trump, sí podría haber tenido el efecto deseado por los demócratas sobre la opinión pública con mayorías (aunque mínimas) a favor de la condena y destitución del presidente en encuestas recientes.  

Republicanos repitieron hoy que el proceso es parcial, la evidencia cuestionable, y que, en palabras del republicano de mayor rango en el Comité de Inteligencia Devon Nunes, todo este esfuerzo es solamente “un intento para derrocar al presidente” y un intento de “golpe de Estado” de los demócratas.

           Leer también
La defensa de Donald Trump se vuelve más desesperada entre republicanos


Nancy Pelosi, presidenta de la cámara baja, hoy resumió la posición demócrata: “la evidencia es clara que el presidente usó su puesto para su propia ventaja personal y, al hacerlo, socavó la seguridad nacional de Estados Unidos”.

Aún no se sabe si el Comité de Inteligencia convocará más audiencias - aún faltan los más altos funcionarios relacionados con este asunto pero que rehúsan comparecer bajo órdenes de Trump, un desafío que requiere una larga disputa judicial, y los demócratas hasta ahora desean concluir el proceso en la cámara baja este año.

Informe al Comité Judicial

Por ahora, si el Comité de Inteligencia concluye esta fase sin más audiencias, redactará un informe que será entregado al Comité Judicial, el cual por su parte formulará los cargos contra el presidente - los llamados “artículos de impeachment”.  

Si estos son aprobados por el pleno de la cámara baja el presidente queda “impeached”, o sea, acusado de delitos que ameritan su destitución. Estos artículos son entonces entregados al Senado donde se realiza el juicio político del presidente - y donde por su mayoría republicana, se pronostica que quedará exonerado.

         Leer también
Acusado de traición, Donald Trump debe responder al proceso de impeachment


Mientras tanto, Hill y otros testigos en este proceso que han sido percibidos como críticos de Trump han recibido amenazas de muerte y otras contra ellos. El teniente coronel Alexander Vindman y su familia, otro testigo clave en estas audiencias, están bajo medidas de monitoreo de su seguridad por el Ejército después de que Trump los clasificó como opositores en sus tuits.


*David Brooks, corresponsal de La Jornada en Nueva York

**La Jornada especial para Diálogos del Sur - Derechos Reservados

***Edición: João Baptista Pimentel Neto

Comentários