Foto: Alex Wroblewski / Getty Images

La defensa de Donald Trump se vuelve más desesperada entre republicanos

Legisladores republicanos tomaron por asalto un salón del Congreso irrumpiendo en las audiencias de la cámara baja para la formulación de cargos de un juicio político de su jefe

Donald Trump expresó su gratitud a los legisladores republicanos que tomaron por asalto un salón del Congreso irrumpiendo en las audiencias de la cámara baja para la formulación de cargos de un juicio político de su jefe, y líderes republicanos del Senado impulsaron hoy una medida condenando el proceso de impeachment contra el presidente.

Con cada vez más dificultades para defender al mandatario ante declaraciones y documentos que comprueban que hubo un abuso de poder de Trump al presionar a un gobierno extranjero a tomar medidas para dañar a uno de sus rivales políticos, invitando así a la intromisión externa en el proceso electoral estadounidense, los republicanos se han dedicado a descalificar el manejo del proceso por los demócratas, y no la sustancia.

Esta tarde, el influyente senador republicano Lindsey Graham anunció que estaba introduciendo una resolución en la cámara alta para condenar el proceso de impeachment en manos de la mayoría democrata en la cámara baja, lo cual calificó como “una indagación a puerta cerrada ilegítima”. La resolución exige que el liderazgo demócrata de la cámara “abra una indagación de impeachment formal y otorgar al presidente Trump plenas protecciones constitucionales fundamentales”

Foto: Alex Wroblewski / Getty Images
Representantes republicanos nas salas do Congresso no contexto da aparição da secretária de defesa assistente Laura Cooper nas investigações

Los republicanos no tienen otras opciones

Varios observadores veteranos del mundo político estadounidense señalan que por ahora los republicanos no tienen otras opciones, ya que por tropiezos del propio Trump y su gente, no solo no han logrado defenderse ante los cargos, sino casi han admitido que hicieron justo de lo que se les acusa.  Un editorial del New York Times concluyó este jueves que “está cada vez más claro que la única defensa del presidente contra el impeachment es distraer de los hechos y quejarse sobre qué tan injustamente lo están tratando”.

El propio Graham, en su conferencia de prensa, admitió de cierta manera eso, afirmando que “no estoy aquí para decirles que Donald Trump no ha hecho nada mal”, o sea no estaba rechazado la sustancia de las acusaciones, sino sólo el proceso de la pesquisa en curso.

Sin embargo, analistas legales -incluso del medio favorito de Trump, Fox News- han señalado repetidamente que los diputados republicanos integrantes de los tres comités de la cámara baja encargados de la investigación han participado plenamente en el proceso, y más aún, que la cámara está operado con las reglas adoptadas y ratificadas en 2015 bajo control republicano.  

Más aún, los demócratas han señalado repetidamente que esperan empezar a proceder con audiencias públicas en unas pocas semanas.

Por su parte, Trump, quien aprobó de la acción de la toma del salón en el Capitolio por legisladores republicanos ayer, con lo cual demoraron el testimonio de una alta funcionaria del Pentágono por cinco horas, tuiteó hoy: “gracias a los republicanos de la cámara por ser duros, inteligentes y por entender en detalle la cacería de brujas más grande de la historia estadunidense”. 

Mientras tanto, dos socios del abogado y asesor personal de Trump, Rudolph Giuliani, arrestados y acusados de fraude por canalizar fondos internacionales a campañas políticas estadounidenses, vincularon hoy a Trump en su caso legal, al expresar que existe el potencial para que se invoque el “privilegio ejecutivo” al abordar cierta evidencia en el caso, ya que Giuliani estaba trabajando para Trump al mismo tiempo que era abogado de uno de los acusados.  

En otro frente, una de las decenas de mujeres que han acusado a Trump por acoso y ataque sexual, Summer Zervos, una ex concursante de El aprendiz, el reality show que conducía Trump, y quien ahora lo está demandado por difamación después de que él negó sus acusaciones, aparentemente presentó documentos ante un tribunal que corroboran su versión de lo que aconteció con el ahora presidente. 

Y para acabar, continúan las burlas por cómo el presidente afirmó en un discurso la noche del miércoles que estaba construyendo su muro fronterizo incluyendo en Colorado. Hoy insistió en que era broma, tratando de justificar su error. Entre las mejores respuestas fue la del gobernador (demócrata) de ese estado, Jared Polis, quien tuiteó: “Bueno, esto es un poco incómodo…. Colorado no comparte frontera con México. Qué bueno que Colorado ahora ofrece kínder gratuito para que nuestros niños aprendan geografía básica”.

*David Brooks, corresponsal.  Nueva York, 24 octubre.

Ya conoce la página de Diálogos del Sur en el Facebook?

Haz te fan de nuestra página y síguenos en las redes

Comentários