La subrogación gestacional, una realidad en Vietnam

Teresita Vives Romero*

professor Nguyen Viet TienEl nacimiento del primer bebé en Vietnam concebido por subrogación gestacional convierte en realidad los propósitos para los cuales se actualizó una legislación en el país: brindar más esperanzas a las personas incapacitadas de dar a luz.

Se trata de la Ley de Matrimonio y Familia (enmendada) con fines humanitarios y vigente desde el 1 de enero de 2015, que le trajo felicidad a una pareja cuya añorada criatura le fue entregada de manos del viceministro de Salud, el profesor Nguyen Viet Tien, también director del Centro Nacional de Asistencia Reproductiva.

Viet Tien fue asimismo quien atendió directamente el parto, practicado por cesárea a la gestante sustituta en el Hospital Central de Obstetricia y Ginecología, con sede en esta capital.

De 38 años de edad, los padres de una niña de 3,6 kilogramos al nacer -el 22 de enero- son de la norteña provincia de Ninh Binh, ubicada 90 kilómetros al sur de Hanoi.

Según cuenta la feliz madre, un defecto reproductivo congénito le impidió quedar embarazada. Durante los últimos 16 años estuvo intentándolo, hasta que decidió junto a su esposo, en marzo de 2015, recurrir a la subrogación gestacional, después que ese procedimiento fue oficialmente legalizado.

De acuerdo con el vice-titular de Salud, ese método, comparado con la fertilización in vitro (FIV), es más difícil ya que se trata de obtener un óvulo de una mujer sin útero o de quien es físicamente incapaz de tener hijos, lo cual plantea riesgos para la vida.

Sin embargo, señaló que en Vietnam las técnicas de subrogación han alcanzado estándares internacionales, con una tasa de éxito del 60-70 por ciento.

Al respecto explicó que luego de más de un año de aprobada la citada disposición, 65 casos lograron el embarazo, 46 de 60 aceptados en el referido centro asistencial y 19 de 33 en el Hospital Tu Du, de Ciudad Ho Chi Ming.

Del primer total, otros 10 alumbramientos se esperan en los próximos tres meses, acotó, al enfatizar que esa técnica debe ser la última opción, después de que otras no tuvieron éxito.

La gestante sustituta, de 46 años y tía de la madre biológica, alimentará a la bebé, nombrada Dinh Quyny Anh, con leche de pecho por un mes antes de cambiar para la de fórmula, según se informó.

En este país el costo del procedimiento es de entre 60-70 millones de dong (dos-tres mil dólares), en correspondencia con la complejidad del caso, tarifa relativamente baja si se compara con la de otras naciones donde suele ser de 50 a 100 mil dólares (como en Estados Unidos).

El Comité de expertos del hospital calificado para llevar a cabo la subrogación, que en el caso de Vietnam solo tres están autorizados, los antes mencionados y el Hospital Central con sede en la ciudad de Hue, es el que determina si la pareja infértil es elegible para el procedimiento.

Los estrictos controles al respecto en el país previenen la comercialización de esta opción.

El referido documento legal dispone que tienen derecho a contratar una gestación por sustitución aquellas personas que por razones de salud están incapacitadas para dar a luz.

Para que este tratamiento de reproducción médicamente asistida sea aceptado, la pareja y la gestante subrogada (también llamada madre de alquiler, sustituta, por encargo, suplente o portadora) deben completar un expediente que consta de documentos y certificaciones para asegurar las instrucciones legales al respecto.

La mujer que, de común acuerdo, accede a que se le transfiera a su útero el embrión previamente engendrado mediante FIV, a fin de quedar embarazada, gestarlo a término y parirlo, debe estar relacionada por parentesco con alguno de los futuros padres. También, debe estar en edad reproductiva y saludable físicamente, tener al menos un hijo, y, si está casada, contar con el consentimiento de su cónyuge.

La subrogaciones un término empleado en Derecho relacionado con la delegación o reemplazo de competencias hacia otros; es un tipo de sucesión, y como término jurídico contempla obligaciones y exigencias.

Así, las leyes nacionales sobre el tema varían de acuerdo con el país donde estén aprobadas estas técnicas.

Fuentes médicas señalan dos tipos de maternidad subrogada, según la genética del bebé: una es la tradicional, cuando la madre gestacional aporta también su óvulo, pero el espermatozoide proviene del padre que solicita la subrogación o de un donante.

En esta, el bebé es concebido por inseminación artificial o FIV.

La otra es la gestacional, en la que el óvulo y espermatozoide son aportados por la pareja que solicita el servicio médico y la gestante no tiene ningún vínculo genético con el bebé. El embrión se logra mediante FIV (la unión del óvulo y el espermatozoide se realiza fuera del cuerpo y luego es transferirlo al útero).

También la maternidad subrogada puede catalogarse como altruista y lucrativa, si hay o no interés financiero.

En la primera, la mujer contratada accede sin ánimo de lucro y los futuros padres se responsabilizan por todos los gastos médicos y legales, además de otros relacionados como la alimentación o ropa maternal.

Mientras, en la segunda, ofrece llevar el embarazo a cambio de dinero. En este caso, las féminas suelen trabajar por medio de una agencia especializada en ese tipo de tratamiento.

Aparte de estos términos, también existe temor sobre si las leyes cubren todos los riesgos, por ejemplo, cuando ocurren complicaciones o el niño puede ser abandonado por sus padres biológicos al nacer con defectos congénitos.

Asimismo, hay criterios sobre el concepto de maternidad ya que algunos consideran que abarca un significado más amplio que el de la gestación y en ciertos países la ley describe a la madre como la que da a luz al niño, independientemente de quiénes sean los progenitores biológicos o comitentes.

Por eso, muchos expertos coinciden en la necesidad de un acuerdo internacional similar a la Convención de Adopción de La Haya para que las reglas sean consistentes más allá de cada estado.

Hasta que eso suceda, miremos al menos el lado positivo del procedimiento en cuestión, al permitir que mediante la ciencia personas que no pueden tener hijos hagan realidad este gran sueño.

*Prensa Latina de Hanoi, Vietnam, especial para Diálogos del Sur

Comentários