Vietnam, 50 años: la narrativa inventada (repetida)

Marjorie Cohn*

B-52D(061127-F-1234S-017)Controlar la narrativa es herramienta clave para propagandistas que saben que el modo como la opinión pública comprenda un conflicto externo tiene efecto directo y decisivo sobre el comportamiento de apoyo o de oposición al gobierno.

Entonces el gobierno de los EUA siempre ha cuidado de sanear la Guerra contra el Vietnam. Pero esa no es la cuestión del pasado histórico: tiene efecto directo sobre el presente.

Por muchos años los estadunidenses, después de la Guerra en Vietnam, nos hemos beneficiado de la ‘síndrome del Vietnam’, según la que presidente de los EUA siempre hesitarían mucho antes de lnzar ataques sustanciales contra otros países, porque temían la oposición fuerte, semejante al poderoso movimiento que ayudó a poner fin a la guerra en el Vietnam. Pero en 1991, en el final de la Guerra del Golfo, George H.W. Bush declaró “!Por Dios! Por fin nos hemos librado de la síndrome de Vietnam, de una vez por todas”.

Con las guerras de George W. Bush contra el Irak y el Afganistan, y las guerras de drones de Barack Obama contra siete países de mayoría musulmana, y la escalada que el ordenó en las guerra contra Irak y Siria, aparentemente ya andamos bien hacia a tras, para antes de la síndrome del Vietnam. Plantando desinformación en el campo de la opinión pública, el gobierno de los EUA construyó apoyos para el mismo para sus nuevas guerras: exactamente como hizo antes de la Guerra de Vietnam.

Ahora, el Pentágono planea las comemoraciones del 50º aniversario de la Guerra de Vietnam, lanzando un programa de 30 millones de dólares para rescribir y sanear la historia de aquella guerra. A partir de una fantasiosa y super interativa página en Internet, el esfuerzo tiene como objetivo enseñas a los niños de escuela una historia inventada de aquella guerra. El programa busca honrar nuestros soldados que lucharon en Vietnam. Pero no se ve en las páginas (pagadas con dinero público) ni señas de que hubo un potente movimiento antiguerra, en el corazón del que estuvo el movimiento de los mismos soldados que estaban en Vietnam, el GI Movement.

Miles de Gis participaron del movimiento antiguerra.
Miles de Gis participaron del movimiento antiguerra.

Miles de Gis participaron del movimiento antiguerra. Muchos se sentían traicionados por el gobierno de los EUA. Fueron creadas cafeterías y periódicos uderground con los cuales distribuían información sobre la resistencia. Durante la guerra del Vietnam, 500 mil soldados estadunidenses han desertado. La fuerza de la rebelión de aquellos “coturnos en suelo” ha forzada los militares a recurrir a la guerra aérea.

Oficialmente, a guerra ha costado la vida de 58 mil estadunidenses. Número jamás revelado fueron los de los heridos y lo que volvieron mutilados y sufriendo de síndrome de desorden pos traumática. En la más aterradora de las estadísticas, más veteranos de guerra de Vietnam murieron por suicidio, que en la guerra.

Millones de estadunidenses, muchos de nosotros estudiantes en las universidades, marcharon, hicieron manifestaciones, discursos, cantamos canciones de protesta y nos hemos manifestado contra la guerra. Miles han sido arrestados uy alguns, en la universidad estadual de Kent en la estadual de Jackon, han sido muertos. La subscrición militar obligatoria e imágenes de vietnamitas muertos galvanizaron el movimiento.

El 15 de noviembre de 1969, en lo que fue la mayor manifestación de protesta en aquel tiempo en Washington, DC, 250 mil personas marcharon para la capital del paíss exigiendo el fin de la guerra. Todo eso, en la página del Pentágono cabe en dos palabras: “protestas masivas”.

Además no eran solo los estadunidenses que morían. Se estima que han sido muertos entre dos y tres millones de indochinos – en Vietnam, Laos y Camboya. Crímenes de guerra – como el masacre de My Lai – eran frecuentes. En 1968, soldados estadunidenses masacraron 500 viejos, hombres y mujeres, y niños, en la aldea vietnamita de My Lai. A eso la página del Pentágono llama de “el incidente en My Lai”- a pesar de la palabra consagrada para aquella monstruosidad sea “masacre”.

Uno de los más vergonzosos legados de la Guerra de Vietnam ha sido la utilización, por los militares estadunidenses, de una arma química de destrucción en masa, el mortal agente defoliante “Agente Naranja”, dioxina.
Uno de los más vergonzosos legados de la Guerra de Vietnam ha sido la utilización, por los militares estadunidenses, de una arma química de destrucción en masa, el mortal agente defoliante “Agente Naranja”, dioxina.

Uno de los más vergonzosos legados de la Guerra de Vietnam ha sido la utilización, por los militares estadunidenses, de una arma química de destrucción en masa, el mortal agente defoliante “Agente Naranja”, dioxina. Los militares estadunidenses esparcieron toneladas de ese agente químico mortal sobre gran parte de la tierra cultivable de Vietnam. Se estima en tres millones de vietnamitas lo que sufren aún hoy los efectos de esos defoliantes químicos. Docenas de miles de soldados de los EUA también han sido afectados. La dioxina provocó mala formación fetales y en nascidos en centenares de miles de niños en Vietnam y en los EUA. Hoy todavía sigue afectando la segundo y tercera generación de nacidos de personas que han sido expuestas al Agente Naranja hace décadas.

Casos de canceres, diabetes, spina bífida y otras deformaciones congénitas pueden ser rastreadas hasta la exposición directa al Agente Naranja. Y las armas químicas de destrucción en masa destruyeron grandes áreas del medio ambiente natural de Vietnam. El suelo en varios “puntos calientes” cerca de ex bases militares de los EUA sigue contaminado hasta hoy.

En los Acuerdos de Paz de Paris, firmados en 1973, el gobierno Nixon prometió contribuir con tres mil millones para sanar las heridas de la guerra y para reconstruir el Vietnam del pos guerra. Hasta hou, los EUA no han cumplido ese compromiso.

A pesar de que el daño provocado por el Agente Naranja seguir aún hoy, la página del Pentágono solo hace una rápida referencia a la “Operación Mano en el Rancho” (Operation Ranc Hand). Dice que entre 1961 y 1971, los EUA esparcieron 70 millones de litros de productos químicos sobre 20 por ciento de las selvas naturales de Vietnam del Sur y 36 por ciento de las áreas de manglares. Pero la página del Pentágono nada dice sobre los efectos devastadores del uso de esa arma química.

La historia incompleta y mal contada que se le en la página Internet del Pentágono llevó más de 500 veteranos del movimiento por la paz en los EUA contra la Guerra de Vietnam a firmar una petición, dirigida al teniente-general Claude M. “Mick Kicklinghter. Piden que la página oficial “incluya puntos de vista, testimonios y materiales educativos que representen reflejo real, justo y completo de las cuestiones que dividieron los ELLA durante la Guerra de Vietnam, Laos y Camboya”.

logoEl documento recuerda “los muchos miles de veteranos” que se opusieron a la guerra; “los que resistieron al reclutamiento obligatorio, muchos miles de jóvenes estadunidenses”, los “millones que ejercieron sus derechos de ciudadanos estadunidenses y marcharon, rezaron, organizaron paralizaciones, escribieron cartas al Congreso” y “todos los que han sido acusados y procesados por el gobierno de los EUA por desobediencia civil o murieron en los protestos”.

Y, prosigue el documento, “muy importante, no se puede olvidar tampoco que los millones de victimas de la guerra, militares y civiles, que murieron en Vietnam, Laos y Camboya, ni los que murieron o han sido heridos después de la guerra, en explosiones de minas, municiones no explotadas, Agente Naranja o en la fuga de refugiados”.

Entre los activistas antiguerra que firmaron la petición están Tom Hayden y el hombre que reveló los “Pentagon Papers”, Daniel Ellsberg. “Todos nosotros nos acordamos que el Pentágono nos ha empurrado para aquella guerra por causa de aquella versión de la verdad”- dijo al Times Michael PcPhearson, director de los VFP – “es que, si no logramos hacer recordar una narrativa completa, el gobierno utilizará su propia narrativa, inventada para seguir inventando guerras por el mundo: como herramienta de propaganda”.

Es verdad. Así como Lyndon B. Johnson utilizó el incidente inventado del Golfo de Tonkin como pretexto para la escalada de la guerra de Vietnam, George W. Bush utilizó armas de destrucción en masa perfectamente inexistentes para justificar su guerra contra Irak, y la “guerra al terror” para justificar la invasión contra el Afganistán. Y Obama justifica la guerra de los drones repitiendo consideraciones de seguridad nacional, aunque Obama esté creando más enemigos para los EUA, cuanto más miles de civiles mate y mande matar.

ISIS y Corassão (del que nadie en Siria jamás escucho hablar hasta hace tres semanas) son los nuevos enemigos que Obama está utilizando para justificar sus guerras contra Irak y Siria, por más que ya se haya admitido que ningún de elles sea amenaza para los EUA. La síndrome de Vietnam ha sido sustituida por la “Guerra Permanente”.

No es cliché que los que ignoran el pasado están condenados a repetirlo. A menos que alguien trate de construir un relato honesto de la desgraciada historia de la guerra de los EUA contra el Vietnam, estaremos a cada día más mal equipados para protestar contra guerras actuales y futuras que son practicadas en nuestro nombre.

 

*Marjorie Cohn es profesora de la Facultad de Derecho Thomas Jefferson y ex presidenta del Orden Nacional de Abogados de los EUA (National Lawyers Guild). Su más reciente libro, Drones and Targeted Killing: Legal, Moral and Geopolitical Issues (Drones y Asesinatos premeditados: cuestiones legales, morales y geopolíticas) ha sido lanzado en octubre.

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentários