Prensa Latina

Crisis humanitaria Migrantes y refugiados, una mancha en la conciencia de Europa

No son números, son personas, defendió Miguel Urbán, diputado del partido español Podemos, al exigir a Europa detener su política de migración mortal

Incendios, hacinamiento, naufragios, muerte y dolor acompañaron el flujo migratorio hacia la Unión Europea (UE) este año, marcado, una vez más, por la indiferencia de los Estados miembros frente a quienes huyen del hambre y la violencia.

El punto álgido de la nueva etapa de la crisis que vive el continente estuvo en Grecia e Italia como en 2015, cuando arribaron más de un millón de personas, en su mayoría de países de África, Medio Oriente y Asia.

El aumento en las llegadas y la situación en los campos de recepción en las islas griegas del mar Egeo, así como el rechazo de Italia a los migrantes rescatados en el Mediterráneo, pusieron a la palestra la falta de acuerdo en la UE sobre las políticas de acogida.

xxxx

También hubo otros elementos reiterativos: el bloque comunitario reforzó sus fronteras bajo el pretexto de la seguridad y rechazo al tráfico de personas, mientras más de mil individuos murieron en las tres rutas del Mediterráneo en intentos de llegar al denominado viejo continente, sobre todo en la vía entre Libia-Italia/Malta.

Prensa Latina
Migrantes africanos tratados con violencia y represión

No son números, son personas

Para el Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica (GUE-NGL), las personas varadas en las islas griegas en condiciones despreciables están sufriendo los efectos nefastos de la política migratoria de la UE.

Más de 35 mil migrantes esperan en los superpoblados campos helenos, 70 mil en toda Grecia, y casi cinco mil de ellos son menores no acompañados.

No son números, son personas, defendió Miguel Urbán, diputado del partido español Podemos, al exigir a Europa detener su política de migración mortal y acusarla de abusar de los derechos humanos como elemento disuasorio para los migrantes.

Por otra parte, el legislador griego Kostas Aravanitis, de la Coalición de la Izquierda Radical (Syriza), denunció que el primer ministro heleno no tiene planes para hacer frente a la situación, a la que se refirió en el Parlamento Europeo como 'tsunami de refugiados'.

El Ejecutivo griego reprocha a Turquía la apertura del flujo migratorio en contravención del acuerdo firmado con la UE hace tres años para salir de la crisis.

En tanto, responsabiliza al bloque comunitario por la pasividad, pues este acordó legalmente reubicar a 98 mil 256 migrantes del objetivo inicial de 160 mil, sin embargo, trasladó a 34 mil 705 (21 mil 999 de Grecia y 12 mil 706 de Italia), de acuerdo con el Tribunal de Cuentas Europeo.

Entre 2015 y 2017 solo acogió alrededor de un 22% del total de solicitantes de asilo de Grecia, y del cuatro por ciento de Italia.

En ese contexto, el Gobierno, elegido en julio, endureció su postura, tras abolir la política del Ministerio de Migración y retrasar el programa de reubicación de refugiados durante cuatro meses, lo que elevó de 15 mil a 37 mil el número de personas en los campos de recepción en las islas, según denunció Syriza.

El gabinete anunció el cierre de esos campos, sin fijar una fecha, y su remplazo por centros de detención más restrictivos, pero ello no mejorará la situación, ni las condiciones para sus habitantes, argumentó el principal partido opositor, al exigir el traslado de los migrantes hacia la Grecia continental.

Por el contrario, convierte las islas en cárceles donde se alojará a todos los solicitantes de asilo. En otras palabras, viola las disposiciones básicas del derecho internacional y europeo, pero además, crea un peligro aún mayor de tensión en las comunidades, agregó.

Como parte de su estrategia, el Gobierno también cerró la puerta a quienes no soliciten protección, anunció el refuerzo de sus fronteras y nuevos procedimientos de asilo.

'La situación de los migrantes, incluidos los peticionarios, ha empeorado dramáticamente en los últimos 12 meses (?) esto ya no tiene nada que ver con la recepción de solicitantes de asilo, se ha convertido en una lucha por la supervivencia', lamentó la comisaria de Derechos Humanos, Dunja Mijatovic, al final de una visita a varios campamentos.

También advirtió que, si no se abordan de manera urgente y adecuada, las condiciones abismales, combinadas con las tensiones existentes, corren el riesgo de llevar a eventos más trágicos.

Mediterráneo, cementerio infinito

De acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), más de 95 mil 600 personas arribaron a Europa a través del Mediterráneo en 2019, cerca de un ocho por ciento menos que en el periodo anterior, mientras al menos mil 91 murieron en el intento.

En medio de una oleada cada vez mayor de sentimientos anti inmigrantes en las políticas de todo el mundo, esta impactante cifra ocurre en cierta medida por una actitud más dura y de una total hostilidad hacia quienes huyen de la pobreza y la violencia, sentenció el portavoz de la OIM, Leonard Doyle.

Ante el aumento de la violencia en Libia, el organismo expresó preocupación por la situación de los refugiados, y urgió un cambio en la gestión de la crisis, al señalar que Trípoli no es un puerto seguro.

Además, llamó a la UE y a la Unión Africana a tomar acciones inmediatas para desmantelar el sistema de detención y encontrar soluciones alternativas que apunten a salvaguardar vidas humanas.

'Los Estados miembros de la UE ayudaron a destruir Libia. Luego militarizamos nuestras fronteras para repeler a sus refugiados. Ahora brindamos ayuda a la 'guardia costera' de Libia para arrastrarlos de regreso a los campamentos en la costa norteafricana. Tanto por los 'valores europeos', denunció la política irlandesa Clare Daly, del GUE-NGL.

Para esa formación, debe haber una solución justa, integral y a largo plazo a nivel europeo para que los Estados miembros concienticen sus obligaciones en virtud del derecho internacional.

Los eurodiputados de izquierda temen que las terribles condiciones empeoren con la llegada del frío y piden a los países integrantes que muestren solidaridad con Grecia y ofrezcan plazas en su territorio para trasladar a refugiados desde las islas.

'La gente en las islas no necesita otra cumbre ni otro acuerdo de cooperación, urge que los líderes políticos dejen de mirar hacia otro lado y finalmente implementen las medidas que todos conocen, pero que nadie parece dispuesto a adoptar', afirmó Mijatovic.

Según un informe de la Oficina Europea de Apoyo al Asilo, más de medio millón de solicitudes de protección fueron presentadas este año, en su mayoría por sirios y afganos, y solo un 34 por ciento recibieron una decisión positiva; otras 900 mil están pendientes; toda una mancha en la conciencia de Europa.


*Yanet Llanes Alemán, Periodista de la Redacción Internacional de Prensa Latina

*Especial Prensa Latina para Diálogos del Sur - Derechos reservados

Comentários