Reporter Brasil

Cuáles son los intereses económicos que impulsan la destrucción de la Amazonía?

La deforestación, el ganado y la tala ilegal se encuentran entre las causas de un número récord de brotes de incendios en la selva tropical más grande del mundo

Los fuegos que destruyen lá Amazonía y atraen la atención mundial son solo la cara más visible de la exploración de la selva tropical más grande del mundo. Detrás de la tala del bosque y el fuego hay poderosos intereses económicos: ganadería, comercio ilegal de madera y producción de soja.

Parte de estos productos está destinada en última instancia a Europa. El presidente francés, Emmanuel Macron, calificó los incendios como una 'crisis internacional', una declaración que ha sido interpretada como un aumento en el tono de las amenazas sobre la compra de productos brasileños, y que pone en tela de juicio el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea. La relación del mercado internacional con la quema no es simple, ya que Europa compra productos de áreas deforestadas ilegalmente durante años, como informó Repórter Brasil en varios informes.

El fuego es una de las etapas del proceso de apertura del pasto que comienza con la limpieza del bosque con tractores y cadenas, pasa por el secado y las llamas, y termina con la plantación de pasto para alimentar a los animales, según Erika Berenguer, investigadora principal del Instituto de Cambio Ambiental de la Universidad de Oxford. Después de la sustitución de árboles por ganado, la tierra puede ser utilizada para la siembra agrícola, según el investigador, que ha estudiado incendios forestales en la Amazonía durante 10 años.

Si en la década de 1970 solo el 1% de la Amazonía estaba deforestada, hoy la tasa alcanza el 20%, según un informe de la Fiscalía Federal del Medio Ambiente. La destrucción del bosque ha acompañado la evolución del rebaño de ganado en el Amazonas, que ha crecido de 47 millones de animales en 2000 a unos 85 millones en la actualidad. Casi el 40% de los 215 millones de cabezas de ganado del país pastan en las zonas amazónicas. El ganado ocupa el 80% del área deforestada de la región, según el informe.

Reporter Brasil
Los incendios de Amazon son los más grandes desde 2010

La explotación económica de la Amazonía está detrás de los 40,000 brotes de incendios que azotaron el bosque del 1 de enero al 23 de agosto, detectados por el Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE). Es la tasa de quemado más alta desde 2010 

El aumento de los brotes se produce en medio de las controvertidas medidas adoptadas por el gobierno de Jair Bolsonaro, como la reducción de los controles ambientales, los recortes presupuestarios para el Ministerio del Medio Ambiente, el cuestionamiento de los datos oficiales sobre la deforestación y la extinción del Fondo Amazonas.
Contrariamente a la declaración del ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, de que las quemaduras se deben a 'clima seco, viento y calor', los datos del INPE indican que el incendio fue causado por la tala de bosques, según investigadores de Instituto de Investigación Ambiental del Amazonas (IPAM).

Fronteras Agrícolas

No es sorprendente que las quemaduras actuales de la Amazonía ocurran en áreas tradicionalmente dedicadas a pasturas o plantaciones de soja. Un científico de la agencia espacial de la NASA identificó la ubicación de los puntos de calor detectados en agosto. '[Los satélites muestran] enormes columnas de humo provenientes de esas áreas de la frontera agrícola, como Novo Progresso, la región de Terra Nova en Pará y el sureste de Amazonas', dijo Douglas Morton al periódico Folha de S.Paulo Agregando que la última vez que los satélites detectaron una destrucción similar fue en 2004.

Ubicada en la cuenca del río Xingu, Terra do Meio está amenazada por el avance de la deforestación en la ciudad de Pará, São Félix do Xingu, que tiene el rebaño de ganado más grande del país, con 2,2 millones de cabezas. Allí, el gigante de carne de res JBS del mundo fue atrapado comprando ganado de un grupo económico multado por IBAMA por deforestar el Amazonas.

Este es AgroSB, uno de los mayores productores de ganado en el país, que fue multado por deforestación ilegal de R $ 69,5 millones entre 2010 y 2019, en sus granjas en São Félix do Xingu, como se muestra en julio, la investigación de la Reportero Brasil en sociedad con el periódico británico The Guardian. La compañía, que forma parte del grupo Opportunity del banquero Daniel Dantas, es uno de los proveedores de ganado de JBS. 

 El Gobierno de Rondônia lanzó la Operación Jequitibá para prevenir y combatir los brotes de fuego en el estado (Foto: Esio Mendes)

No era la primera vez que JBS compraba ganado de grupos de deforestación. En 2017, el productor de proteína animal compró ganado de Jotinha, apodado Antônio Junqueira, quien operaba en la región el mayor esquema de deforestación ilegal asociado con el acaparamiento de tierras en la historia amazónica, según una operación realizada por el MPF. La queja del periodista Brasil sobre la exportación de carne vinculada a la deforestación en asociación con The Guardian llevó al mercado inglés Waitrose, el séptimo más grande de Inglaterra, a retirar la carne de la empresa brasileña de sus estantes.

Al buscarlo, JBS dijo que mantiene la posición que dio en el momento en que se publicaron los informes, cuando declaró que, 'tan pronto como recibió información sobre las irregularidades, todas las compras de ganado de la familia Junqueira se detuvieron de inmediato'.

Sobre la compra de ganado de AgroSB, JBS informó que 'los hechos mencionados no corresponden a los estándares' adoptados por la compañía. La compañía dijo que no compra animales de granjas involucradas en la deforestación o embargadas por Ibama. La compañía refuerza que tiene un sistema robusto de monitoreo de sus proveedores de ganado.

Ya AgroSB, también en un comunicado publicado al momento de la publicación del informe, dijo que compró la granja Lagoa do Triunfo en febrero de 2008 y que 'nunca llevó a cabo ninguna supresión de la vegetación en la propiedad'. 'El modelo de negocio de AgroSB está anclado en la adquisición de áreas de pasturas abiertas y degradadas, que son fertilizadas, recuperadas y transformadas en pasturas de alta intensidad o plantaciones de granos', agrega la nota.

Plantaciones de soja

Si bien la deforestación se concentra en los estados de la Amazonía Legal, la mayoría de las plantaciones de soya ocupan áreas cerradas. Sin embargo, parte de las plantaciones de granos están en el norte de Mato Grosso, cuyo bioma es el Amazonas. En la ciudad de São José do Rio Claro, por ejemplo, Repórter Brasil atrapó a un agricultor denunciado y multado por trabajo esclavo y deforestación ilegal que exportaba proteína de soja a Noruega. En el país nórdico, la soja se utilizó como alimento para el cultivo de salmón.

Aunque en menor medida, las plantaciones de soja también contribuyen a la destrucción del bosque. En 2018, el entonces ministro de Medio Ambiente, Sarney Filho, publicó un estudio que revela que el grano ocupa ilegalmente 47.3 mil hectáreas de bosque amazónico deforestado, un aumento del 27.5% en comparación con la cosecha anterior (37.2 Mil hectáreas).

Las compañías danesas compraron en 2018 madera irregular a exportadores brasileños multados varias veces por Ibama (Foto: Ibama)

La operación Shoyo, realizada en octubre de 2016 por Ibama, investigó en Mato Grosso a los compradores de 'soja pirateada', grano producido en áreas deforestadas y embargadas. La operación resultó en multas de $ 170 millones relacionadas con la siembra en áreas prohibidas, según la información del informe 'Salmón en soja: deforestación y conflicto de tierras en Brasil'.

La Asociación Brasileña de Productores de Soja (Aprosoja Brasil) emitió una nota el viernes (23) condenando la ocurrencia de quemaduras en el Amazonas en áreas de vegetación y producción agrícola en el norte de Brasil.

Sobre la tala ilegal en el Amazonas, una investigación conjunta de Repórter Brasil y la organización de noticias danesa Danwatch reveló el año pasado que las compañías de ese país compraron productos de exportadores brasileños multados varias veces por Ibama. Evidencia de que estos crímenes no están siendo bien controlados por las redes de proveedores internacionales.

Campaña de deforestadores

La agroindustria brasileña tiene estrechas relaciones con la clase política. JBS fue uno de los mayores financiadores de campañas políticas en 2014. Los ejecutivos de la compañía se hicieron cargo de las manifestaciones que destinaron más de $ 500 millones para ayudar a elegir gobernadores, estados, federales y senadores de todo el país. Aunque el propietario de la marca Friboi y Swift no ha sido multado directamente por la deforestación, mantiene entre su red de grupos de proveedores directos e indirectos acusados de delitos. 

Después del arresto de los propietarios de JBS, Joesley y Wesley Batista en 2017, la compañía dejó de financiar campañas, pero los ejecutivos vinculados a compañías que fueron acusadas por IBAMA por delitos ambientales, incluida la deforestación ilegal, hicieron donaciones para campañas de al menos 117 diputados y senadores elegidos, por un total de R $ 4,2 millones. Entre los financiados por los deforestadores se encuentran nombres prominentes como el actual alcalde Rodrigo Maia y el ex presidente del Senado Renan Calheiros.

La encuesta exclusiva realizada por Repórter Brasil cruzó datos de Ibama y el IRS y se publicó el 5 de febrero de este año. La encuesta considera los delitos ambientales en todas las regiones del país y no solo en la Amazonía. 

Los funcionarios del Instituto Chico Mendes (ICMBio) posaron para una foto con la frase 'Amazon, estamos aquí', un mensaje al gobierno que dice que están dispuestos a monitorear y castigar a los deforestadores y a los responsables de los incendios. 

Reacción

La ministra de Agricultura, Tereza Cristina, dijo el viernes (23) que los incendios ocurren durante todo el año en Brasil. Señaló que no se puede decir que el agronegocio brasileño es el 'gran destructor' de la Amazonía debido a los incendios que actualmente están ocurriendo en la región. “Hoy existe una preocupación en el mundo sobre el medio ambiente. Brasil no está fuera de esta preocupación. Y los agricultores también tienen esta preocupación porque son los mayores perdedores, especialmente aquellos que usan tecnología ', dijo el ministro.

También el viernes (23), un grupo de servidores del Instituto Chico Mendes (ICMBio) posó para una foto con la frase 'Amazon, estamos aquí'. Según uno de los servidores, la foto es un mensaje al gobierno federal que dice que están dispuestos a supervisar y castigar a los deforestadores y a los responsables de los incendios. 'Pero el gobierno necesita liberar dinero y autorizar operaciones', dijo uno de los inspectores durante la capacitación en la Academia Nacional de Biodiversidad, en Iperó (SP). 

Comentários