Resumem Latinoamericano

“Por más de que ahora se apague el fuego en el Amazonas, el daño ya está causado”

Muchos críticos acusan a la política ambiental de Jair Bolsonaro de este aumento de los incendios forestales en la Amazonía

La alarmante situación que azota al Amazonas se hizo pública en los últimos días y ha generado preocupación en gran parte de la población. Más de 70 mil focos de incendios se han dado en la zona desde enero hasta ahora, y solamente en la última semana se produjeron 9.500. CLG dialogó con Carolina Acosta, Asesora Ambiental, para tener una idea más clara de los efectos que esto puede traer y cuánto podría llevar intentar revertirlos.

La asesora quiso dejar en claro desde el comienzo que “los incendios no son recientes”, se trata de un problema que viene desde hace tiempo pero que se visibilizó ahora porque “hace 15 días llegó a grandísimas dimensiones”. Y puntualizó: “La Amazonia es la selva tropical más importante del planeta. Es el pulmón verde y el corazón porque bombea agua para que todos los servicios ambientales”.

“Una de las consecuencias principales es la contaminación del aire, luego de que se quemen estas millones de hectáreas”, señaló Carolina. Entones, profundizó: “La quema de los árboles genera el desprendimiento del carbono que contienen en su interior. Ese carbono es liberado a la atmósfera, absorbe radiación solar y genera mayor aumento del cambio climático. Mayor temperatura a nivel atmosférico”.

Resumem Latinoamericano
72 mil focos de incendios en el Amazonas desde enero

San Pablo

En esta misma línea, ejemplificó: “Hay una nube gigante. En San Pablo el miércoles hubo luz natural hasta las 15 y después no tuvieron más luz solar porque esta nube impide la iluminación de la ciudad de forma natural porque está tapando el sol“.

Otro de los efectos, informó, es que “se generan miles de toneladas de monóxido de carbono que es altamente contaminante para las vías respiratorias”. “También se generan partículas en suspensión que son muy pequeñas y cuando las respiramos pueden llegar tanto a los alvéolos pulmonares, van directamente hacia la sangre y nos afectan internamente, o quedarse en el tracto respiratorio superior y expulsarse”, especificó. Hay, además, “otros compuestos orgánicos volátiles que se desprenden y afectan a nivel respiratorio”.

En cuanto al ecosistema, señaló: “Al talar los árboles lo que sucede en la Amazonia, se impide el traspaso de agua subterránea. El agua que está en el suelo, los árboles la absorben con las raíces y la envían a la atmósfera a través de sus hojas. Son lugares de pasaje del agua. Todo ese agua que las hojas de esta grandísima masa arbórea generan y expulsan es una gran nube que genera la lluvia en casi toda Sudamérica”. Es decir, “se cortaría el ciclo del agua porque no vamos a tener más esos pasajes, que son los árboles”.

Consecuencia de estos incendios

“Como consecuencia de estos incendios, el ciclo natural de lluvia se vería afectado. Los árboles son fundamentales para la lluvia, no nos dan sólo sombra y oxígeno”, aportó. A su vez, sostuvo: “Esta masa tan grande de árboles que está siendo destruida nos va a afectar también en Argentina, porque el planeta funciona como uno solo. Pueden empezar las sequías y las consecuencias que eso trae”.

Por último, pero no menos importante, destacó “el daño a la biodiversidad y a los aborígenes”. “Están muriendo millones de especies. La selva amazónica contiene más de 3 millones de especies de plantas y animales. Deberíamos preservarlas y cuidarlas porque incluso brindan curas de enfermedades”, aseveró.

¿Cuán reversibles son los efectos?

“Por más de que ahora se apague y empiecen con las políticas correctivas de extinción del fuego, el daño ya está causado”, aseguró. Tan duro como suena, las miles de hectáreas consumidas por el fuego han generado severas consecuencias y no todas son reversibles. Una de las que ya no tiene vuelta atrás es la pérdida de especies. “Es un impacto ambiental irreversible, porque hay que evaluar el tipo y el tiempo que les lleva para crecer a cada especie”, detalló.

En este sentido, explicó: “Hay árboles a los que les lleva más de un siglo crecer. El mercado actual no da esa posibilidad. Sólo brinda la posibilidad de plantar especies rentables, que crecen rápido y que sirven a la industria maderera”. Por otro lado, “la contaminación del aire puede llevar mucho tiempo, pero es reversible”.

“La reversibilidad de estos impactos es muy baja porque las pérdidas son muy altas. Es muy complicado, más que nada porque por parte del estado no hay ningún tipo de interés”, resumió.

La incidencia de la política en el conflicto

“El problema es que no hay políticas que ataquen esto, que lo prevengan y menos aún que lo corrijan. Es como que está liberada la zona y a nivel nacional, con el gobierno de Jair Bolsonaro, no hay políticas que protejan el Amazonas”, manifestó. En ese sentido, señaló la importancia de contextualizar lo que sucede con la política: “El presidente ha dicho literalmente que le declara la guerra al Amazonas y a los pueblos indígenas. Está a la vista que se está cumpliendo esa declaración”.

A su vez, analizó: “El tema es que detrás de todo esto está el capitalismo del desastre. No hay políticas que puedan proteger las reservas que son del mundo entero. Que tienen consecuencias fatales”. “Bolsonaro tiene políticas alineadas a las de Donald Trump, que ha dicho que el cambio climático es un invento de los chinos para que EE.UU. no pueda desarrollar su crecimiento económico. No cree y no quiere aplicar ninguna política contra el cambio climático. El mandatario brasileño se alinea a eso“, reveló.

“El neoliberalismo necesita destruir el orden establecido para poder avanzar. En este caso, el orden natural de la selva amazónica para poder avanzar hacia el libre mercado y puedan avanzar las industrias madereras, ganaderas y sojeras. La producción de tipo intensiva que explota totalmente el suelo. En Sudamérica estas políticas están avanzando muchísimo en el último tiempo”, concluyó.

Convocatoria de Fridays For Future

La Asesora Ambiental hizo especial énfasis en la importancia de tomar acción por lo que invitó a la convocatoria que realiza Fridays For Future para que el viernes las personas se manifiesten a las 16 en la embajada de Brasil en Capital Federal. “La idea de la marcha es para tomar acción. La idea es siempre formar parte de las movilizaciones y marchas, que se haga público y se conozca. Que seamos parte de la acción y no nos quedemos como espectadores como población”, sostuvo.

Comentários