Fonte: Asamblea Nacional de Cuba

Cuba: La vanguardia politica en el segundo país del mundo con más mujeres en el Parlamento

"Las leyes laborales figuran entre las más avanzadas del mundo", dijo la segunda secretaria del Comité Nacional de la Federación de Mujeres Cubanas

No siempre fue así, a despecho de que las mujeres en la isla tuvieron una activa participación en las batallas sociales y por la independencia, desde sus orígenes.

Las manos de Emilia Teurbe Tolón cosieron la primera bandera cubana, la de la estrella solitaria, en 1849.

Ana Betancourt fue una patriota contra el colonialismo español y pionera de la redención de la mujer. Ante la Asamblea de Guáimaro, congreso de la República en Armas, proclamó en 1869:

"Ciudadanos: la mujer cubana en el rincón oscuro y tranquilo del hogar esperaba paciente y resignada esta hora sublime en que una revolución justa rompe el yugo y le desata las alas. Aquí todo era esclavo, la cuna, el color y el sexo".

"Vosotros queréis destruir la esclavitud de la cuna peleando hasta morir. Habéis destruido la esclavitud del color emancipando al siervo. áLlegó el momento de libertar a la mujer!", concluyó.

Fonte: Asamblea Nacional de Cuba
La Revolución Cubana, que triunfó el 1 de enero de 1959, empoderó a las mujeres como nunca antes en la historia del país.

Se anticipaba la camagüeyana a las luchas por la emancipación de la mujer, protagonista de la historia patria.

El I Congreso Nacional de Mujeres, celebrado en La Habana en abril de 1923, marcó un hito en la historia del feminismo cubano, marcado por la conjunción de movimientos sociales en los que convergían intelectuales, estudiantes, obreros, comunistas, veteranos de las guerras de independencia.

Allí se alzaron voces en favor del sufragio de las cubanas y en la defensa de sus derechos en la vida social y laboral.

La igualdad de género, los derechos políticos de ellas, estaban en la agenda de asociaciones feministas durante el proceso revolucionario de los años 30, que siguió al derrocamiento del tirano Gerardo Machado.

No fue hasta enero de 1934 en que por primera vez en la isla las mujeres obtuvieron el derecho a votar y ser elegidas.

Resultó una de las tantas medidas progresistas y revolucionarias para la época tomadas en el denominado Gobierno de los Cien Días, cuyo secretario de Gobernación, Guerra y Marina, Antonio Guiteras, propició decisiones de carácter popular, agrario, revolucionario y anti imperialista.

Años más tarde, la Constitución del 1940 reconocía a 'todos los cubanos son iguales ante la ley', y declaraba 'ilegal y punible toda discriminación por motivo de sexo, raza, color o clase y cualquier otra lesiva a la dignidad humana'.

Pero la aprobación de las leyes complementarias devino desafío ante la desidia gubernamental.

Las féminas, empero, siguieron siendo protagonistas en el batallar popular, sobre todo en el apoyo al proceso revolucionario que inició Fidel Castro con el asalto al cuartel Moncada, en julio de 1953, que tuvo de heroínas a mujeres de la talla de Haldeé Santamaría y Melba Hernández.

Era la alborada de la guerra final contra la tiranía de Fulgencio Batista, que tuvo desde la Sierra Maestra a mujeres de la talla de Celia Sánchez, Vilma Espín y Delsa Esther (Teté Puebla), quien fue miembro del pelotón femenino Las Marianas, y la única mujer en alcanzar el grado de General de Brigada.

La Revolución Cubana, que triunfó el 1º de enero de 1959, empoderó a las mujeres como nunca antes en la historia del país.

"Estamos presentes en cada sector de nuestra economía y somos una fuerza imprescindible para garantizar el desarrollo próspero de la nación, aseguró en diciembre la segunda secretaria del Comité Nacional de la Federación de Mujeres Cubanas", Arelys Santana.

Así lo dijo durante un debate parlamentario que abordó la participación de las mujeres en la actualización del modelo económico y social.

Las cubanas tienen un nivel elevado de instrucción y de calificación profesional, se destacan en las ciencias, en la innovación tecnológica, en las labores agrícolas, en los distintos tipos de gestión económica, aseguró Santana.

"Esa presencia es cada vez más notable, pues las cifras de la participación femenina en los sectores de la economía de la Isla continúan en ascenso. Marcamos una diferencia sustancial con la realidad de otros países. Las leyes laborales para la mujer en Cuba figuran entre las más avanzadas del mundo", añadió.

Baste decir que más del 66 por ciento de los profesionales y técnicos en la isla son mujeres, y que el 83 por ciento de las trabajadoras cubanas tiene nivel educacional entre medio y superior.

El voto femenino ha sido decisivo en la aprobación de la nueva Constitución cubana en el referendo popular realizado en febrero de 2019.

También en importantes decisiones como la elección de los principales cargos del país, incluido el presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, en la Asamblea Nacional del Poder Popular el 10 de octubre último.

Comentários