Prensa Latina / Foto: Osvaldo Rodríguez

La era Cortizo: Gobierno de Panamá, entre luces y sombras en 2019

La 'era Cortizo', como muchos llaman a la actual administración, mostró su sello particular en la búsqueda de 'el buen gobierno'

Nubia Piqueras Grosso

Prensa Latina Prensa Latina

Entre promesas, algunas cumplidas, y los desvelos por reactivar la economía, pagar deudas domésticas, sacar al país de listas grises por supuesto lavado de dinero y lograr el despunte de la educación, concluye el 2019 para Panamá.

'Me siento satisfecho y contento porque lo que Nito (Cortizo) prometió al país, lo ha cumplido', dijo el presidente Laurentino Cortizo, en una autoevaluación de su gobierno al llegar, en octubre último, a los mágicos primeros 100 días.

Sin embargo, el camino para lograr las metas en ese corto periodo no fue nada fácil, dada que la precaria situación financiera heredada de la administración anterior, marcada por un 'hueco fiscal', condujo a la implementación de un plan emergente, que incluyó ventas por dos mil millones de dólares en bonos soberanos, los cuales incrementaron la deuda externa.

Ello obligó, además, a un 'plan de austeridad' en los gastos públicos, término del que los panameños no escuchaban hablar hacía tiempo, pues los presupuestos anuales competían en ascenso con el anterior, los cuales contrastan notablemente con la reducción planificada para el 2020.

"La era Cortizo"

De esta forma, la 'era Cortizo', como muchos llaman a la actual administración, mostró su sello particular en la búsqueda de 'el buen gobierno', eslogan escogido por la agrupación Uniendo Fuerzas que asumió el poder el primero de julio de 2019, en un acto donde su líder consolidó un discurso esperanzador

Pero, Cortizo no podrá hacer mucho para que vengan mejores días, si permite que lo secuestren los de siempre, sentencia expuesta por La Estrella de Panamá tras la asunción a la presidencia, algo que al menos el mandatario intenta evitar, no siempre con buenos resultados.

Muestra de ello resultan algunos atisbos de corrupción frenados en licitaciones y compras públicas y actuaciones de diputados de la bancada oficialista del Partido Revolucionario Democrático (PRD), quienes a juicio de analistas constituyen la principal oposición que enfrenta el mandatario.

No obstante, entre los primeros beneficiados por su gobierno sobresalen los agricultores y ganaderos, un sector vilipendiado que hoy goza de respeto y apoyo, en medio de una cruzada contra las importaciones que les restan espacio a los productores nacionales.

Un desempleo en ascenso, unido al arrastre histórico de desnutrición infantil y el negativo récord del sexto país de peor redistribución de la riqueza en el mundo, compulsó a la creación de urgentes programas sociales en las zonas de pobreza extrema y en las escuelas públicas.

Varias leyes, que la administración considera esenciales, lograron aprobarse en procesos casi expedito, aunque alguna, como la de las Asociaciones Público-Privadas, generó descontentos y fuertes críticas en sectores populares por 'privatización enmascarada', pero se llevó las palmas de los empresarios.

Igual suerte tuvo su actuar ante las reformas constitucionales, una promesa de campaña cumplida que se le fue de las manos y cuyas riendas debió forzosamente retomar, ante las fuertes protestas protagonizadas mayoritariamente por jóvenes y universitarios debido a la manera inconsulta en que pretendían redactarlas.

Durante su discurso de los 100 días, el presidente también prometió dejar como legado una educación en valores, enseñar a los jóvenes a pensar y garantizar una salud de calidad a la población; mientras en el estado de derecho, desea un gobierno que haga sin robar, de ahí su lucha frontal contra la corrupción.

Foto: Osvaldo Rodríguez

Política exterior, la oveja negra

Pese a sus acciones a favor de 'productores agropecuarios desposeídos y educadores marginados', del medio ambiente y la promoción de empleo a jóvenes en situaciones de precariedad, Cortizo enfrenta grandes retos y demandas por parte de un electorado exigente.

Entre ellos el diario digital Bayano enumeró la falta de definición de un camino unitario en materia política para consolidar una poderosa fuerza dirigente, capaz de enfrentar los graves desafíos nacionales e internacionales y citó 'falencias en materia de seguridad pública' ante la violencia, el pobre desarrollo comunitario y el blindaje contra la corrupción.

Sin embargo, los más fuertes señalamientos están dirigidos a su política exterior, la que califican de dependiente de Estados Unidos en lo que consideran 'enfriamiento' de las relaciones con China, y en una posición 'dual' con Venezuela.

Esta última - según Bayano - causó el distanciamiento del país con la agenda de la integración latinoamericana, mientras que La Estrella de Panamá calificó de 'papel bochornoso' el apoyo de la nación istmeña al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca.

Esa posición dista mucho de las declaraciones realizadas en campaña cuando afirmó que sometería 'a revisión' las actuaciones de Panamá en el Grupo de Lima, incluyendo el reconocimiento al autoproclamado gobernante Juan Guaidó, lo que generó especulaciones sobre un posible cambio de posición respecto a Venezuela que hasta hoy no ocurre.

De hecho, la política exterior no fue un tema explícito de Cortizo ni de los otros seis candidatos durante el torneo electoral, que debió apelar a un final de foto finish para declarar al vencedor, dado los pequeños márgenes de diferencia (apenas dos puntos porcentuales) con su más cercano rival, Rómulo Roux, de Cambio Democrático.

A juicio de Bayano, la masa de electores que el 4 de mayo de 2019 votó por el actual gobierno del PRD lo hizo con la expectativa de rescatar el ideario del general Omar Torrijos, ilusión que sigue vigente en el imaginario de cierta parte de la sociedad y se contrapone al plan de quienes aspiran a hipotecar la soberanía.

La publicación torrijista, cuya edición impresa se suspendió bruscamente tras la invasión estadounidense a Panamá en 1989, aseguró que 'la recuperación del prestigio de este país implica asumir una conducta firme y soberana, y abogar por la paz y la neutralidad de la vía interoceánica'.

La población panameña dio muestras de apoyar una gestión encaminada a fortalecer la identidad nacional, la transparencia y la lucha contra la pobreza y el desempleo, pero no aceptará con facilidad las dilaciones en la ejecución de políticas sociales, advirtió la fuente.

Por lo pronto, el primer gran mérito del recién nacido líder fue unir alrededor de su campaña a todas las capas del PRD, a pesar de ser el primero en llegar a la presidencia del país sin pertenecer a la cúpula partidaria ni contar con su apoyo en las primarias, donde fue elegido como candidato al presidencial Palacio de las Garzas.

A partir de entonces, el llamado de unidad permeó sus mensajes, en los cuales delineó los cuatro pilares de 'el buen gobierno': ley y orden, economía competitiva que genere empleos, combate a la pobreza y la desigualdad, y la educación, como la estrella.

Y lo otro que al parecer nadie olvidará en este cierre de año, al pasar factura a la corta gestión de Cortizo, es la frase casi lapidaria que expresó al asumir la Presidencia: 'Lo importante no es cómo entro, sino cómo salgo'.


*Nubia Piqueras Grosso, Corresponsal jefa de Prensa Latina en Panamá.

**Prensa Latina especial para Diálogos del Sur - Derechos reservados

Comentários